Tendemos a creer que la vida siempre será igual, que el momento y las circunstancias que vivimos no van a cambiar, y que con ello, nosotros seguiremos pensando y actuando siempre de la misma manera.

Estamos muy equivocados.

Soy de esas personas que no logran ver a largo plazo, que si le preguntas por más allá del sábado por la noche no saben qué responder, porque para mí el futuro próximo ni siquiera existe.

Pero hay veces que, supongo que como todo el mundo, me paro. Y reflexiono. Es entonces cuando me doy cuenta de todo lo que he cambiado, de todo lo que ha cambiado.

Me doy cuenta del pasado y eso me hace ver que sí existe futuro.

Y me agobia y alivia en las mismas dosis, porque por una parte me doy cuenta de que llegará un momento en el que todo lo que me hace mal no existirá, y eso me hace sentir bien. Pero también me hace darme cuenta de que hay cosas, que por mucho que desee que sigan igual por siempre, no lo estarán, no serán, y es muy posible que las eche de menos.

Pero no me voy a preocupar por ello. Como he dicho antes, no sé qué será de mí más allá del sábado por la noche.

 

Autor: anónimo.

About Author

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *